¿CARILLAS DENTALES LA SOLUCIÓN ESTÉTICA MÁS RÁPIDA?

Share

Las carillas dentales son uno de los tratamientos con mayor demanda dentro de la especialidad de Odontología Estética.

Y no es de extrañar, pues permite mejorar sustancialmente el aspecto de los dientes de forma muy rápida y sencilla. 

De este modo, la persona no necesita someterse a un tratamiento que requiera más tiempo, para así conseguir la estética dental que desean tener. 

¿Qué son las carillas dentales y en qué casos se usan?

Las carillas dentales son unas finas láminas de porcelana o composite que se adhieren a la cara visible (externa) del diente para mejorar su aspecto estético.

Por tanto, su objetivo es dar un aspecto más armónico y embellecer nuestra sonrisa.

Son elementos que se crean a medida de cada paciente con el fin de que tenga la mayor naturalidad posible al ser colocados junto al resto de dientes naturales.

Por tanto, las carillas dentales se utilizan para corregir defectos tan comunes como  dientes oscuros,  rotos, separados (diastemas)con manchas, desgastados ligeramente torcidos o desaliñados irregulares.

En algunos casos, las carillas estéticas pueden ser una alternativa a la ortodoncia en caso de que una persona quiera cambiar levemente la forma de sus dientes.

Tipos de carillas estéticas y sus materiales

Existen diferentes materiales con los que se confeccionan las carillas dentales:

Carillas de porcelana o cerámica

En primer lugar, nos encontramos las carillas de porcelana de las cuales existen básicamente dos tipos:

  • Feldespática: Se trata de un tipo de porcelana que permite mayor estética sin embargo son más delicadas. Indicadas para pacientes que no desgastan sus dientes. Las famosas lumineers, son porcelana feldespática.
  • Disilicato de litio: un tipo de porcelana que permite hacer carillas igualmente estéticas pero más resistentes, indicadas para aquellos pacientes que tiene más desgastes o que padecen de bruxismo.

Composite

En segundo lugar, encontramos las carillas de composite las cuales también ofrecen un buen resultado estético para la cavidad oral del paciente. Sin embargo, el material con el que están elaboradas hace que sean menos duraderas que las de porcelana.

Por este motivo, recomendamos las carillas de composite en dos casos muy concretos: cuando la corrección es especialmente sencilla o cuando el paciente es muy joven.

Esto último se debe a que el tratamiento con carillas de porcelana es mejor llevarlo a cabo una vez que se ha completado el crecimiento, a partir de los 18 años. Por este motivo, en pacientes más jóvenes es recomendable colocar carillas de composite, ya que son reversibles, pues no necesitan un contorneado dental en ningún caso.

Así, si lo desean, el dentista puede retirarlas en el futuro de una manera muy sencilla y adherir, posteriormente, las de porcelana.

El composite ofrece resultados muy reales cuando es necesario modificar levemente el tamaño, forma o color del diente, y también para cerrar troneras (pequeños triángulos negros que aparecen entre nuestros dientes).

Ventajas y desventajas de las carillas de porcelana y composite

Ahora vamos a analizar cuáles son los beneficios e inconvenientes que presentan cada una de ellas:

Duración y resistencia 

Las carillas de porcelana tienen una duración mayor que las de composite, pudiendo resistir en perfectas condiciones hasta 15-20 años, y además no pierden su color ni se tiñen. 

Esta duración depende en gran medida de que el paciente siga o no las instrucciones de su odontólogo relativas a mantenimiento y cuidados.

En contraposición, la duración de las carillas de composite es de un máximo de cinco años aproximadamente.

Para llegar a este plazo, es necesario acudir a revisiones de mantenimiento y que el dentista realice el pulido de las carillas anualmente.

Además, será más fácil que las carillas estéticas duren cinco años en buen estado si el paciente sigue unos buenos hábitos en cuanto a higiene y dieta.

Al ser el composite un material que se tiñe con el tiempo, los alimentos y bebidas con mucha coloración (vino tinto, café, frutos rojos, chocolate negro…) así como el tabaco no son los mejores aliados para mantenerlas en buen estado.

Reparación 

Es muy poco probable que una carilla de cerámica o porcelana sufra alguna fractura.

No obstante, el paciente puede tener la tranquilidad de que cualquier daño o desperfecto será reparado rápidamente. 

Las carillas de composite pueden reconstruirse fácilmente en la clínica dental, mientras que las de porcelana se confeccionan en el laboratorio.

Sin embargo, como hemos adelantado previamente, esto no supone un tiempo de espera prolongado para la persona.

Gracias a los avances en tecnología con los que cuentan los doctores expertos en Estética Dental dentro de One Clinic, la fabricación de las carillas estéticas se finaliza en tan solo 72 horas. 

Es una reducción de tiempo bastante notable, teniendo en cuenta que hasta hace no mucho el paciente debía esperar un mes. 

Además, los dentistas se sirven de un escáner en 3D con el que se obtiene una muestra virtual de la boca de la persona.

Precio

No es de extrañar que debido a las virtudes que presenta en cuanto a resistencia y estética, las carillas de porcelana sean más caras que las de composite. 

Sin embargo, en caso de que un paciente desee obtener mayores beneficios a largo plazo, es recomendable que opte por carillas de cerámica.  

Esta recomendación está basada, fundamentalmente, en la duración y el resultado que se obtiene con estas carillas.

Aunque el coste inicial sea más alto, podremos tenerlas de forma casi permanente y con un resultado mucho más estético con el paso del tiempo. 

En cambio, las de composite son más baratas, pero requieren ser reemplazadas en menos tiempo.

Preguntas frecuentes sobre las carillas dentales

¿Conllevan riesgos o problemas?

Hoy en día, podemos decir que, gracias a los avances técnicos y a las últimos materiales en Odontología Estética, las carillas dentales requieren un reducción mínima o ninguna reducción del diente.

Dicho esto, la necesidad de realizar el tallado depende de dos factores: la posición y el color.

Tradicionalmente, las carillas de composite siempre han exigido tallar menos el diente que las de porcelana.

Es decir, en algunos casos ni siquiera es necesario desgastar el esmalte

Si ambos aspectos son adecuados, no será necesario hacerlo.

En cambio, si el diente se encuentra excesivamente adelantado o tiene un color muy amarillo sí que es necesario “tocar” la pieza dental.

¿Las carillas se pueden blanquear?

No, las carillas dentales no se pueden blanquear.

Por ello, antes de colocarse una carilla es necesario asegurarse de que el color es el adecuado.

Esto se consigue mediante las pruebas que realiza el odontólogo al paciente, en las que se determina cuáles son el color, la forma, el tamaño o la posición más adecuados.

Si, por ejemplo, el paciente no está conforme con el color una vez que se ha colocado la carilla en la boca, será necesario retirarla y elaborar una nueva.

Si estás interesado en buscar una solución estética rápida para embellecer tu sonrisa y sonreír como siempre has querido, desde Øne Clinic Marbella podemos ofrecerte un tratamiento de carillas dentales personalizado a tus gustos y necesidades.